Una de las partes más importantes en el evento de boda es el menú o servicio de catering, para que los invitados se sientan felices de comer algo mientras celebran este día especial. Es una manera de contentarlos y motivarlos.

Se deben tomar estos puntos en cuenta para contratar un buen servicio de catering:

1. Personas con experiencia

Deben tener trayectoria profesional tanto los proveedores como los chefs, que tengan la experiencia debida, y algo importante sería conocer la opinión de clientes que ya han probado sus servicios. Así que, hay que investigar sobre ellos.

2. Calidad en productos

La materia prima en alimentos es importante y que sean de buena calidad. Estos alimentos deben estar frescos para su cocción. No queremos que ocurran imprevistos – sea indigestión u otro malestar.

3. Un espacio adecuado y óptimo

Se debe ver e investigar de antemano cómo es el lugar para el evento, si hay cocina o no para ver si requieren montar una, y así los proveedores del catering puedan proporcionar sus servicios de manera adecuada. Además, deben estudiar el ambiente donde van a cocinar, para ver si el lugar es apto para esas temperaturas.

4. Considerar a los menores de edad

Los niños comen diferente a los adultos, por esa razón se debe pensar en realizar un menú únicamente para ellos al ser invitados a una boda.

5. Atención rápida a los invitados

Los cocineros deben actuar con destreza para atender a los comensales de la boda. Los invitados quieren sus platos en un debido tiempo, sin esperar mucho, sino ellos estarán aburridos, de mal humor, y habrá menos motivación en el evento.

6. Flexibilidad en el servicio

Hay todo tipo de personas. Tener en cuenta que no todos comemos carne, y las personas vegetarianas necesitan también ser atendidos de una manera igual que los demás comensales, ser atendidos con platos alternativos para ellos y estar a gusto ese día.